Juan Vidal: 'Hoy necesitamos ropa cómoda, pero se está abusando del chándal'

by Amaia León

Llamar a tu colección Angela's Pizza anticipa en parte lo sorprendente que esta será, pero las últimas propuestas de Juan Vidal superan las expectativas. No por novedosas, que también, sino porque reinventan una prenda que cada vez gana más enteros en las calles pero que no suele ser habitual en las pasarelas: el chándal. En palabras del diseñador alicantino, "el ritmo de vida actual necesita de ropa cómoda, pero se está abusando del chándal como tal y esto hace feas las calles". Un problema -mitad práctico, mitad estético- que él busca resolver en su colección de Otoño/invierno 2019-2020, recién presentada en Fashion Week Madrid. Horas antes del desfile, HOLA.com habla con Vidal sobre la inspiración detrás de Angela's Pizzas y sobre cómo debería ser, según él, el estilo deportivo.

¿De dónde surge este curioso nombre, Angela's Pizza?
Es un nombre metafórico y se refiere a Angela Davis. Estuve en una exposición en San Francisco sobre ella, que era una activista del feminismo pero además era negra, lesbiana y vivía en una época muy compleja, los años 70. Era una minoría dentro de una minoría, dentro de una minoría... Entonces me llamó muchísimo la atención y me parecío un personaje muy fuerte en alza de la igualdad de todas las figuras femeninas. A partir de ahí quise elaborar un discurso que hablase de la diversidad femenina.

¿Y la parte de "pizza"?
He hecho una comparación de la aceptación de la diversidad femenina con la comida. ¿Por qué con la comida? Porque hoy en día está en boga todo lo que suena a fusión culinaria. Por ejemplo, cocina italoargentino… Está de moda y no solo lo aceptamos, sino que nos parece hasta más cool que una comida mediterránea monda y lironda, ¿no? Lo que pensé es que Angela montase una pizzería (porque la pizza mi plato favorito) en el que utiliza todas las especias del mundo, y esas especias son todas las mujeres del mundo. Y también he incluido diferentes décadas: hay mangas de los 80, vestidos de los 60, cuellos de los 70…

¿Por qué tomas tantos estilos y no eliges una apuesta única?
Porque estoy hablando de diversidad, y cuando hablas de diversidad, no puedes quedarte en una sola cosa. El desfile empieza con el personaje de Angela Davis. Formaba parte del movimiento de los Black Panther y hay un guiño a ellos, con el negro y con el cuero. Después vamos mezclándolo con diferentes condimentos, aromas y sabores, y es cuando metemos especias de India, de Asia, de África… Por ejemplo, en estampados y bordados.

En esta diversidad, ¿hay alguna prenda que sí se repita?
Sí, el delantal; recuerda que estamos en una cocina. También hay mangas pasteleras; los gorros son de cocina, pero hechos en piel; todas las camisas se cruzan como si fueran de chef. Todo tiene detalles de cocina, pero muy sutiles.

Si tuvieras que elegir un complemento para el próximo invierno...
El gorro. Yo creo que una mujer tiene que ir tocada de arriba abajo, y el gorro es como el final, es completar el look. Pero además de una cuestión de estética, es de confort: ¡¿sabes qué frío hace en febrero?! El gorro es un complemento que funciona.

¿Y qué opinas de las medias, a menudo desterradas por diseñadores y estilistas?
A mí me gustan las medias porque yo defiendo el complemento. Mis modelos llevan calzas. En vez de obviarlas, deberían utilizarse como parte del look. Todo aquello que sirva para reforzar la feminidad de la mujer, ¿por qué no vas a usarlo? Aunque también depende de cada una, y hay quien prefiere no usarlas. Pero en pleno febrero, a lo mejor un día te apetece ponerte una minifalda…

¿Cuál es tu propuesta para un look de noche diferente?
Todos los looks de noche que propongo son en tejidos técnicos contemporáneos, como de chándal, solo que están bordados con formas tradicionales de la Alta Costura española. Es como sport deluxe.

¿Qué te parece la tendencia deportiva actual?
No creo que sea solo una tendencia, sino que creo que el ritmo de vida de hoy en día hace que todos necesitemos ropa más cómoda y deportiva. Lo que sí creo es que ha habido un fallo muy grande: llevar ropa deportiva tal cual, y eso es lo que yo no tengo intención de hacer. Se está abusando mucho del chándal en sí, ha calado mucho y ya no es que sea cómodo, es que parece una dejadez. Y eso termina por hacer feas las calles. No estoy en contra del chándal; yo lo he incluido en mi colección, pero es un chándal que algunos verían para una boda.

Fotos: Gtresonline

Más sobre: